Descentralización, empoderando a la justicia

El ser humano está hecho para socializar, comunicarse, intercambiar ideas, bienes o servicios, lo ha hecho por miles de años y, hoy es cada vez más palpable esta realidad, las facilidades en la comunicación hacen que sea mucho más fácil conectar personas y lugares de una manera en la que antes solo podíamos imaginar, actualmente las fronteras y países se quedan cortos ante tal ola de globalización.

Claro que, más intercambios culturales y comercio, significa también más disputas y conflictos, no todo es bello y positivo, siempre existirán problemas debido a dificultades en la comunicación, diferencias en las culturas o deshonestidad por una de las partes implicadas.

Disputas, el problema

Estas disputas no deben ser un obstáculo para el intercambio de conocimientos y productos entre las naciones, sino algo natural que debería ser resuelto con facilidad, sin embargo, es en este punto donde se acaba la efectividad y tranquilidad de los usuarios, teniendo estos que recurrir a ineficientes y anticuados métodos de resolución de conflictos.

A menos que estos problemas sean de miles de dólares, los estados no podrán brindar una solución, son más bien un obstáculo para el comercio entre las personas, sus legislaciones y regulaciones solo complican más la resolución de problemas entre individuos e instituciones.

Es por eso que para tratos de 200$ o 3500$ no vale la pena acudir a tribunales del estado –debido al gasto de tiempo, dinero y molestas regulaciones–. Tribunales privados o las tecnologías existentes tampoco ofrecen la eficiencia seguridad, confianza y el arbitraje adecuado requerido por los usuarios.

Contratos inteligentes ¿Suficientemente inteligentes?

Es en el contexto de resolución de conflictos y disputas en la nueva economía digital, donde los contratos inteligentes ofrecidos por la blockchain de Ethereum parecen una solución excelente y total. Sin embargo, esta sería una visión muy corta de la realidad.

A pesar de funcionar para algunas disputas, los contratos se quedan muy cortos en cuanto a alcance, ya que son muy básicos y poco humanos, no solemos actuar como robots siguiendo un algoritmo, en muchos casos necesitamos de la opinión objetiva de un tercero calificado para la disputa, se hace necesaria la intervención.

Esta intervención se llama arbitraje, es decir, un pacto de mutuo acuerdo entre las partes en conflicto, en el que se establece una cláusula para que, en caso de algún inconveniente, se acuda a un tercero independiente escogido de antemano que actuará como jurado y decidirá la resolución del conflicto.

Sin embargo, ¿Cómo integrar el arbitraje a los contratos inteligentes?

Imaginemos el caso de Donald, él vive en México y compra una casa en New York a una compañía llamada BernieBuilts, acuerdan el pago mediante un contrato inteligente, en el cual el depósito se hará efectivo cuando Donald verifique que llegó al inmueble. Sin embargo, cuando llega, se da cuenta de que el lugar no está en las mejores condiciones, ¿Tiene que pagar una casa que él no esperaba? ¿O se tiene que devolver sin darle nada a BernieBuilts?

Otra situación posible es la de Adolf, quien hace un contrato con Winston para que pinte su edificio de apartamentos, luego de que se haya terminado el trabajo, Adolf debe pagar a Winston, sin embargo, cuando este termina, el dueño dice que no era el color que quería, por tanto, no quiere pagar, ¿cómo resolver este asunto?

Estos problemas –e infinidad de casos similares–, tienen una solución, que no solo es sencilla, eficaz y transparente, sino que es descentralizada y –por supuesto– está basada en tecnología blockchain, su nombre es Kleros, el cual logró integrar arbitraje y contratos inteligentes.

¿Qué es Kleros?

«Kleros es una aplicación descentralizada construida sobre Ethereum, funciona como un tercero descentralizado para arbitrar disputas en todo tipo de contratos, desde los más simples a los más complejos».

Es una plataforma totalmente descentralizada diseñada para fungir como tribunal, dirigida a todo tipo de contratos inteligentes, permitiendo el arbitraje de los casos a través de un jurado anónimo conocedor del tópico de cada disputa.

Esta aplicación permite definir de antemano las condiciones en las que se llevarán a cabo los tratos, de manera que si hay algún problema que no puede ser solucionado por los usuarios, el caso sea llevado a Kleros, permitiendo a estos estar seguros de que la disputa será resulto de la manera más justa por jurados de todo el mundo, calificados para cada caso en específico.

En definitiva, Kleros vuelve inteligente a los contratos inteligentes –creando el arbitraje inteligente–.

Kleros pretende ser un elemento activo de la revolución digital por la que estamos pasando, basándose en el crowdjury –justicia de multitudes–, para solucionar los nuevos problemas que enfrenta nuestra sociedad globalizada.

La inspiración – Grecia y el Premio Nobel

En la antigua Grecia, cuando había un juicio, los ciudadanos tenían el derecho de ejercer como jurados, estos debían postularse con su pinakion –placa de bronce que los identificaba– para luego ser elegidos al azar y zanjar el asunto con transparencia y justicia.

Aplicar este sistema directamente hoy, parece imposible, pero gracias a la tecnología blockchain, tenemos una manera eficiente y transparente de elegir jurados al azar. Otro problema que plantea este método, es que no cualquiera puede juzgar todo tipo de asuntos, ciertos conflictos requieren a personas expertas para actuar con certeza y celeridad.

Kleros resuelve este problema, filtrando a cada jurado por su área de conocimiento en específico, sin embargo, hay un asunto mucho más importante aún ¿Cómo asegurar que el arbitraje actúe con honestidad? Es aquí donde entra en juego la matemática, específicamente, la teoría de juegos, la cual estudia la toma de decisiones, no los juegos.

No hay que ser utópico ni ilusos, las personas suelen actuar con honestidad si obtienen beneficios por ello. Es por eso que Kleros se inspira del trabajo llevado a cabo por el premio Nobel Thomas Schelling y el fundador de Ethereum, Vitalik Buterin, implementando un sistema que en base de incentivos económicos asegura la honestidad de los jurados.

Este sistema se basa en que un grupo de personas que no se conocen o no confían entre ellos, actuarán con honestidad si son recompensadas por actuar de esta forma de manera grupal, en caso contrario, son penalizadas. Esto les motiva a ser honestos porque esperan que el grupo dirá la verdad, además, el temor a la penalización, hará que piensen bien su respuesta.

¿Cómo funciona? Soluciones clásicas digitalizadas

El sistema es bastante claro, de manera que los usuarios no tengan problemas o inconvenientes a la hora de llevar a cabo el «juicio», a continuación, un resumen de cómo trabaja la plataforma.

 

El contrato y el «árbol» de tribunales

Las personas, instituciones o empresas que estén llevando a cabo un trato, deberán hacer un contrato inteligente en donde quede claro que a la hora de algún inconveniente, deberán recurrir a un tribunal Kleros para resolver la disputa.

En este contrato las partes deben especificar cuantos jurados habrá, que opciones podrán votar estos o quién pagará las comisiones, además, deben escoger que sub-tribunal se hará cargo del conflicto, de manera que puedan tener los servicios de los jurados más competentes. En este caso, Kleros brinda un sistema tipo árbol, en el cual cada tribunal se ramifica desde la general hasta cada sector específico.

 

Ejemplo de árbol de tribunales. Fuente.

 

En el futuro, Kleros brindará una serie de contratos estándar, para facilidad y confianza de los usuarios.

Cabe destacar, que este «árbol» no se quedara inmóvil, evolucionará para adaptarse a los constantes cambios que puedan suceder. Además, cada sub-tribunal será única, ya que tendrá sus propias políticas, comisiones, costos, números de jurado, entre otras características. ¿Quiénes decidirán estos cambios? Los usuarios activos que posean pinakions –el token de Kleros–.

En la mayoría de los casos, los acuerdos se llevarán a cabo con normalidad, por lo tanto, no pasará nada más, sin embargo, habrá algunos en los que exista una disputa, en esas ocasiones, se deberá proceder con el siguiente paso.

 

Selección de jurados

Los usuarios tendrán un interés económico en participar como jurados, ya que tendrán la posibilidad de obtener beneficios por las comisiones de su trabajo. Estos serán elegidos por medio del token pinakion (PNK).

Los que quieran ejercer como jurados, tendrán que depositar cierta cantidad de PNK, la posibilidad de ser elegido para una disputa es directamente proporcional a la cantidad de PNK depositados. En el caso que un jurado vote de manera incoherente con la mayoría –lo que se considera deshonestidad en el sistema–, será penalizado económicamente.

 

Deliberación y votación

Cuando los jurados hayan sido elegidos, recibirán la información del caso, deberán estudiarla y tendrán cierto límite de tiempo para escoger la opción correcta –el tiempo y las opciones dependen del sub-tribunal y las especificaciones del contrato–, además, deben explicar las razones de la elección de su opción.

Luego, el contrato inteligente sigue adelante, la opción con más votos es la ganadora. Inmediatamente, los jurados coherentes que eligieron esta opción, se llevan su comisión y el coste de la penalización a los incoherentes.

 

Redistribución del token después de la votación de 7 jurados. Source.

 

Apelación

Es posible que una parte implicada no quede satisfecha con la decisión del jurado, en ese caso, puede apelar, lo cual consiste en que el proceso se repita con diferentes jurados, lo que varía es la cantidad de estos, para evitar el abuso, el número de árbitros se dobla y se le agrega uno más, de manera que la comisión se eleve y sea económicamente inviable realizar muchas apelaciones.

Aunque los usuarios pueden elegir que parte es la que se encargará de pagar las comisiones, el sistema tiene ciertas reglas estándar que pueden ser aplicadas a todos los casos, de manera que el abuso de la plataforma o, las apelaciones emocionales, se eviten.

Seguridad – Sin dejar espacio para tramposos

A simple vista, puede parecer que el sistema creado por Kleros tiene importantes vulnerabilidades, apelar muchas veces para fastidiar o deshonestidad por parte de los jurados, ya las hemos visto y encontrado la solución de estos casos, pero hay muchos más, como la posibilidad de sobornar a los árbitros, comprar la mitad de los PNK para tener poder excesivo en el sistema, entre otros.

Para evitar este tipo de comportamientos inadecuados o abusos a la plataforma, Kleros ha desarrollado ciertas funcionalidades en su sistema que harán imposible la realización de estas malas acciones. Usando mucha lógica, el equipo ha logrado diseñar una plataforma robusta frente a ataques malintencionados, ingeniando diferentes soluciones para cada caso, desincentivando cualquier comportamiento inadecuado.

También existe la posibilidad de que, para ciertos casos, se tenga que manejar información sensible o confidencial, sin embargo, el sistema creado por Kleros, permite que esta permanezca oculta a agentes externos, de manera que a nadie se le vulnere su privacidad.

Ejemplos de uso

Volviendo a los ejemplos del principio, si Donald y BernieBuilts hicieran su contrato por medio de Kleros, podrían acudir a un tribunal de compra de bienes raíces, de manera que un equipo de jurados evalúe los daños en el inmueble, decidiendo si es posible que en el plazo de dos semanas –tiempo preestablecido en el contrato– se puedan hacer los reparos necesarios. Esta opción podría penalizar al vendedor por el tiempo que se le hizo perder al cliente.

Si Adolf y Winston fueran acordado un contrato inteligente usando Kleros, hubieran podido escoger opciones como a) pagar a Adolf b) pagar a Winston c) pintar de nuevo con dinero de Winston d) pintar de nuevo con dinero de Adolf. A la hora de la disputa, el jurado observaría la información –mensajes entre las partes–, para decidir quién fue el responsable de elegir el color inadecuado.

En este caso, luego de deliberar, el jurado acordó entregarle el dinero a Winston, ya que Adolf fue el que se equivocó al escoger el color.

Imaginemos a una nueva startup manufacturera, esta no tiene mucha experiencia en materia legal, así que decide usar uno de los contratos estándar de Kleros para hacer negocios con sus proveedores, de manera que, en caso de que este no cumpla con las especificaciones del contrato, la startup tenga protegidos sus fondos.

Un sector en el cual Kleros puede ser ampliamente utilizado, es en las compañías como Uber, Airbnb o eBay –o sus versiones descentralizadas–, ya que aquellos pequeños inconvenientes –malas condiciones de un producto, auto o habitación, por ejemplo–, suelen ser muy tediosos de resolver. En este caso, Kleros actuará como un seguro barato en relación a las molestias que se evitarán.

En el caso de concursos o competencias, Kleros sería una herramienta excepcional. Imaginemos que @originalworks hace un concurso científico. Mediante un contrato digital, establecen que si el 50% de los participantes no está de acuerdo con el ganador –que debe ser excelente–, el caso será llevado a Kleros, donde un jurado totalmente imparcial, decidirá el futuro del premio. Y es que este uso es muy amplio, ya que Kleros ofrece arbitraje 100% imparcial para cualquier ocasión.

El uso de Kleros puede ir más allá del sector privado, los estados pueden beneficiarse enormemente de esta aplicación, ya que son estos los que más problemas de eficiencia padecen, aunque en este caso se debe comprobar que el jurado es ciudadano de dicho país, pero no sería ningún inconveniente.

 

Usos potenciales de Kleros. Source.

 

A pesar de haber dado diversos ejemplos, el uso de Kleros va mucho más allá, puede ser usado en prácticamente cualquier transacción o relación entre individuos o instituciones. En caso de que quieras enterarte de otros ejemplos, te invito al sitio web de la empresa.

Un equipo global para una solución mundial

La idea del crowdjury nació en la mente de un argentino tras el caso de Nisman, de allí, se ha esparcido por todo el mundo, desde Serbia hasta Oregon, de Portugal a Los Ángeles, el equipo de expertos detrás de Kleros conoce muy bien los problemas globales que existen hoy en día. Son emprendedores digitales, hábiles en las competencias necesarias para llevar a cabo un proyecto de esta envergadura.

El token – Inspirado en la democracia ateniense

El nombre del token –Pinakion–, está inspirado en la antigua Grecia, este era una identificación de bronce de los ciudadanos atenienses, usada para ser elegidos en su sistema de gobierno. Hoy, será la herramienta fundamental para el funcionamiento de la aplicación. Es lo que más me gusta de este token, su utilidad, ya que este será la sangre del cuerpo de Kleros, evitará abusos y recompensará a los usuarios.

 

Un pinakion de la antigua Atenas. Source.

Conclusión – La cadena de bloques griega

Todos los sistemas que no son capaces de adaptarse a los vertiginosos cambios que suceden en la actualidad, perecen, son muchas las compañías que quiebran hoy en día, mientras otras más eficientes y poderosas en muchos aspectos, aumentan nuestra calidad de vida.

Ejemplo de estos sistemas anticuados, son los protocolos de justicia actuales, los cuales no pueden afrontar efectivamente la globalización y descentralización, además de cambios en la sociedad como la creciente cantidad de personas que trabajan de manera independiente o, aquellos que se lanzan a emprender pequeñas empresas, ¿Cómo podrán defenderse?

Estos no pueden esperar semanas, meses o años a que el sistema de justicia actual haga su trabajo, además, no olvidemos los costos asociados de los tribunales tradicionales, tiempo y dinero que tal vez las personas no posean. ¿Significa esto que no podrán ejercer su derecho a la justicia?

Es aquí donde Kleros concilia el mundo digital y la justicia, permitiendo resolver gran parte de los problemas derivados de la economía digital, poniendo al servicio de los individuos jurados expertos de todo el mundo, completamente anónimos –ninguno se conocerá entre ellos y ninguno conocerá a los usuarios–, los cuales, se beneficiarán de brindar justicia y orden al mundo.

Y es que, no solo las partes en disputa se beneficiarán de Kleros, sino que hay una gran motivación para ser un buen jurado. Los habitantes de países en desarrollo, tendrán la oportunidad de valorar más aún sus competencias, generando ingresos extras –carentes de inflación y desestabilidad– y nuevo conocimiento por ello.

Kleros permitirá que startups o trabajadores independientes, no pierdan su reputación laboral por pequeñas disputas, ya que las partes en conflicto tendrán un protocolo claro que seguir que evitará las habladurías.

Además, no debemos olvidar la gran oportunidad que Kleros es para nuestra libertad, demostrando que no solo el estado se puede hacer cargo de asuntos como la justicia, abriendo las puertas para que en un futuro los gobiernos tengan menos control sobre la vida privada de los individuos.

Las aplicaciones cambian profundamente los paradigmas, hace 100 años ¿Quién pensaría que enviaríamos correos o depositaríamos en el banco de la manera en que lo hacemos? ¿Quién imaginaría a Uber o Airbnb? Así que no parece alocada la idea de que los tribunales estén en nuestro bolsillo.

 

Saludos