BEAM, protege tu privacidad, protege tu libertad

Bitcoin, un sueño hecho realidad para los amantes de la libertad, al fin una posibilidad ante los centralizados sistemas financieros que dominan nuestra sociedad, una forma segura de manejar nuestro dinero sin rendirle cuentas a ningún ente corrupto.

¿Una manera de manejar nuestras riquezas con privacidad? Eso parecía al principio, que podríamos guardar nuestro dinero sin tener la preocupación de que agentes externos obtuvieran información personal de nosotros, sin embargo, la realidad es otra.

Aunque requiere de tiempo y algo de esfuerzo, es posible adquirir una importante cantidad de información sobre los individuos e instituciones que usan la blockchain de Bitcoin, algo perjudicial para la libertad de los participantes.

Hoy en día la información es poder y, no creo que la mayoría de personas estén de acuerdo en que cualquiera puede tener poder sobre ellos. La privacidad es un derecho, no debemos usar la tecnología para expoliar nuestros datos, sino para protegerlos, de esa manera estaremos protegiendo nuestra libertad y la de los demás.

Diversos individuos han creado métodos para proteger ciertos datos, pero esto es perjudicial para el futuro de la cadena del Bitcoin, ya que para tener «algo» de seguridad, debemos saturar con más información al sistema, afectando la escalabilidad de la moneda.

Recordemos que para validar las transacciones del Bitcoin, todos los miembros deben verificar los datos, además de poseer toda la información de las transacciones realizadas en el pasado.

Esto hace que la eficiencia del Bitcoin sea inversamente proporcional al uso de la moneda, mientras más información, más lento e ineficaz es el sistema. Para que te hagas una idea, ten en cuenta los siguientes datos:

  • Actualmente el tamaño de la blockchain es de 181.7 Gb
  • El peso de cada bloque ha aumentado entre 5 y 11 veces desde el inicio de la moneda
  • Hoy, el número de transacciones es de casi 350 millones. Diariamente, rondan las 200 mil.

 

Tamaño de la blockchain de bitcoin a través del tiempo.

La magnitud de estos datos nos hace imaginar lo difícil que será trabajar con Bitcoin en un futuro donde la adopción de las criptomonedas sea total, ya que para un uso cotidiano, pensar que una persona normal va a esperar más de 10 minutos para confirmar una transacción, es algo ilusorio.

¿Qué tal si existiera un método para que solo se necesitara una pequeña cantidad de información para realizar transacciones seguras? Si existe, su nombre es Mimblewimble y, la moneda que ha adoptado este protocolo se llama BEAM.

¿Qué es BEAM?

BEAM es una criptomoneda confidencial de última generación basada en un elegante e innovador protocolo MimbleWimble. (Source: BEAM Position Paper)

BEAM es una innovadora criptodivisa basada en un ingenioso protocolo que permite una mayor protección a la privacidad de sus usuarios, siendo mucho más rápida, eficiente, escalable y segura que otras monedas en el mercado.

Esta criptomoneda permite que los usuarios manejen totalmente sus datos, ya que se basa en el protocolo MimbleWimble, el cual posibilita que los participantes elijan que información compartir y cual reservarse para sí mismos. Esto minimiza el tamaño de los bloques en la cadena, por tanto, crea un sistema mucho más escalable y eficiente para un futuro en donde el volumen de transacciones sea mayor.

Este sistema es totalmente descentralizado, no es necesario ningún árbitro o configuraciones de confianza, además, no se almacena información alguna sobre las partes implicadas en las transacciones –como sus direcciones, por ejemplo–.

¿Qué es Mimblewimble? ¿Cómo funciona BEAM?

Al parecer, la persona que ideo el protocolo era fanática de Harry Potter, es por eso que se inspiro en el encantamiento de lengua atada de la novela, textualmente:

¿Por qué Mimblewimble? Porque se usa para evitar que la blockchain hable de toda la información de los usuarios. (Source: MimbleWimble whitepaper)

El protocolo Mimblewimble cumple básicamente con dos funciones, la primera son las Transacciones Confidenciales, las cuales ocultan la información y validan los datos. La segunda, hace posible que la cadena de bloques funcione con una cantidad de datos mucho menor, ya que no necesita conocer todos los datos pasados. En caso que quieras investigar más a fondo sobre esta tecnología, te invito a leer su whitepaper.

Estas características son las que brindan las grandes fortalezas de BEAM, debido a que hacen posible la construcción de una criptomoneda totalmente privada, en la que los usuarios tienen todo el control, además de permitir un crecimiento sustentable, con el que no se tendrán problemas a largo plazo.

 

Funcionamiento de BEAM.

BEAM permite realizar diversos tipos de transacciones para los variados usos que le pueden dar los usuarios, fungiendo como contrato inteligente –es posible realizar atomic swap o transacciones bloqueadas por tiempo–. Cabe destacar que el proceso de minado de BEAM, está pensado para ser compatible con la mayoría de máquinas que existen hoy, para que su adopción se facilite.

El quipo ha desarrollado unas intuitivas billeteras –tanto para PC como su versión móvil–, de manera que el uso de la moneda sea cómodo y eficaz, además de brindar facilidades administrativas para esta. Otro punto importante, es que el proyecto es de código abierto y, el 20% de las recompensas de minado, van a una piscina para recompensar a los que ayudan al crecimiento de BEAM.

Ejemplos de uso

Empresario en crisis

John Galt es un empresario venezolano que logro hacer beneficios a pesar de la represión de su gobierno. Sin embargo, llegó un momento en que se dio cuenta de lo frágil que era su seguridad financiera en ese país, por tanto, decidió guardar su riqueza en Bitcoin.

Su seguridad duró poco, ya que el gobierno comenzó a ver el creciente uso de la moneda con recelo. Al principio empezó encarcelando sin motivo a los minadores del país, lo cual asustó al señor Galt. Luego, se comenzó a rumorear que la policía política encontraría a los poseedores de Bitcoin para «retener» sus fondos por «el bien de la nación».

El joven John no quería dejar su país, pero tampoco se dejaría robar para financiar al narco-estado, ¿qué hacer? Un amigo le recomendó BEAM, la moneda que permite proteger la privacidad de sus fondos y manejarlos con seguridad. John Galt no dudó un segundo en adoptar esta nueva divisa.

Anonimato en peligro

Winston Smith es otro ciudadano común de EEUU, el cual tiene ciertas afiliaciones políticas no compartidas por la mayoría, pero que siempre tuvo la seguridad de que serían protegidas. Fiel a sus ideales, siempre dona algo de dinero a las causas que le apasionan.

Sin embargo, los políticos en el poder, aprueban una ley en la que se hacen públicas todas las donaciones a caridad, organizaciones no gubernamentales y partidos políticos, por lo que la integridad de Winston se ve vulnerada, ya que cualquier loco podría querer atentar contra él debido a sus ideas.

¿Debe Winston Smith abandonar sus principios? No, por suerte se entera de BEAM, la criptomoneda que le permite usar sus fondos con la certeza de que su privacidad jamás será vulnerada.

 

Soy un fiel creyente de que la libertad es el valor más importante que debe tener una sociedad, mientras esta sea vulnerada, ningún otro valor o principio tendrá un verdadero sustento, es por eso que si debemos trabajar juntos por algo, es por preservar y aumentar nuestras libertades.

Parte importante de la libertad individual, es el derecho a la privacidad, el cual ha sido constantemente violado por estados e instituciones –privadas y públicas–, otorgándoles poder sobre nosotros, lo cual podría ser el principio de un férreo control sobre todos los individuos en un futuro no muy lejano.

Hemos buscado variadas soluciones a este problema, sin embargo, ninguna ha demostrado ser ideal para la cantidad de personas que buscamos la seguridad de tener nuestros datos privados, hasta la llegada de BEAM.

Esta moneda permite que almacenemos nuestro valor con la certeza de que solo serán conocidos los datos que nosotros permitamos, de manera que podremos tener verdadero poder sobre nuestros fondos, sin que nadie se entrometa en nuestros asuntos, lo cual es, al final de cuentas, verdadera libertad.

 

Saludos