Torres del Sisal, torres del suicidio || #2

Hoy, continuamos relatando hechos y leyendas que rodean la historia de las míticas Torres del Sisal, ubicadas Barquisimeto, te invito a leer la primera parte –en caso de que no lo hayas hecho–, para que disfrutas más la lectura.

Source.

Cierta vez escuché la historia de una chica que había decidido suicidarse en ese lugar, iba más o menos así:


Creí que la manera más sencilla sería lanzarme de las torres, había leído que durante una caída a cierta altura te desmayabas y no sentías nada, además era rápido. Llegué en la noche, había mucho viento, pero seguí adelante.

Pensé que me estaba volviendo loca, porque apenas entré al sitio, comenzaron a sonar murmullos y susurros, al principio algo ininteligible, pero mientras más subía, se comprendía mejor el mensaje: «no sirves para nada, eres una inútil, nadie te quiere». Eso no hacía sino empeorar la situación y afianzar la decisión que había tomado.

Ya cuando iba a la mitad, sentía que unos brazos me empujaban al borde del edificio mientras susurraban: «¡lánzate ya! ¿Ni para esto eres buena? ¿Qué esperas? ¡Hazlo! » Seguía subiendo con lágrimas sobre mis mejillas, quería que parara, tenía que lanzarme ya.

Llegué al último piso, tenía la ciudad frente a mí, mi destino a solo unos pies y, una presencia llena de odio a mis espaldas, sonriente y complacida con mi decisión. Cerré los ojos y comencé a caminar, hasta que alguien me detuvo y salvó mi vida. Al parecer un vecino se dio cuenta cuando subí, salieron a buscarme y evitaron un desastre.


No sé si me contó eso para impresionarme o, era totalmente falso, pero es medianamente verídico. Verán, como todo adolescente aventurero, llegué a entrar y subir a las torres cierta vez, solo para bromear con unos amigos. A pesar de que el área está cerrada, hay muchas maneras de entrar.

Source.

Dado que el edificio está a medio construir, hay escaleras, pero no una pared que te proteja de caerte y, el viento a cierta altura tiene bastante fuerza, como si te empujara, además, el ambiente de «maldición» es palpable, la soledad, historias, pinturas en la pared, juegan con tu mente.

Ya en el último piso, el vértigo se apodera de ti; no sé si sea algo normal, pero cuando me encuentro a cierta altura, siento que algo me jala hacia al frente, creo que es algo natural para que el cuerpo se active y retroceda, pero sí que es terrorífico.

Todas esas sensaciones combinadas, hacen bastante verosímiles los hechos que relató la muchacha –no la parte sobrenatural claro–, aunque tampoco debemos olvidar la fragilidad de la mente de alguien que toma la decisión de suicidarse.

Source.

Cabe destacar, que estas historias inspiran dichos populares en la ciudad, por ejemplo, es común escuchar que alguien dice «me voy a tirar del sisal», cuando obtiene malas calificaciones en el semestre o, en el caso de algún rompimiento: «¿te vas a tirar de las torres por eso?», entre otras frases más.

Claro que, el suicidio no es un juego, pero en Barquisimeto somos personas alegres, algo que a veces nos hace olvidar la seriedad de los hechos.

¿Cuál es el futuro de las Torres del suicidio?

Source.

Hay quienes han querido comenzar el proyecto nuevamente, 10 edificios de 25 pisos, con una excelente ubicación en el oeste de la ciudad –cerca hay hospital, centro comercial, área industrial, escuelas, universidades, etc…–.

Al parecer hay una manera de que los edificios se puedan construir sin riesgos, pero el estado ­–el actual y el anterior– ha impedido que el sector privado se haga cargo del trabajo. Diversos gobiernos han destinado fondos para el proyecto, pero estos desaparecen «mágicamente».

Source.

No creo que dentro de poco se terminen de construir estos históricos edificios, pero, por lo menos, se deben tomar acciones para evitar los suicidios en ese lugar. No es necesaria mucha inversión; solo se tiene que poner algo que –de verdad– obstruya la entrada.

Los vecinos lo han intentado, pero tablas y láminas son bastante frágiles para los vándalos, se deben poder tubos o una puerta lo bastante robusta, de manera que sea necesaria maquinaría para entrar a los edificios.

El riesgo no es solo el suicidio, ya que un lugar tan solitario es perfecto para que delincuentes hagan de las suyas; se pueden esconder objetos robados, drogas, es un sitio «ideal» para la prostitución ilegal, entre otras cosas poco deseables para la ciudad.

Espero que te hayas disfrutado mi artículo, que no te asuste Barquisimeto por eso, la ciudad es maravillosa y, cosas como esta son solo parte de nuestra cultura e historia. Te invito a que veas las torres cuando visites la capital de centro occidente, pero no que entres.

 

Saludos